¡Viva la República!

Blog vinculado a la cuenta de Twitter @VivalaRepublic1 editado por Tomás José Morales

Venezuela, interrogantes y realidades.

venceremos2

Si existe un dios (personalmente pienso que no), es el que te da la vida y pone a tu alcance los medios naturales para que la vivas y elijas quien quieres ser y como y donde quieres vivir. No cura enfermos por mucho que se le rece ni influye en resultados electorales. Esto son cosas de aquí; de la tierra, que dependen solo de los hombres y de su capacidad para resistir un tratamiento o elegir libremente sus actos. Los hombres son hombres y no se convierten en dioses por mucho que la leyenda nos diga que Heracles ascendió al Olimpo.

Las cosas que se hacen con amor suelen salir bien si se hacen bien, y las que se hacen con odio, igualmente, si se hacen igual de bien. El amor o el odio son puros elementos motivadores, pero lo que define el resultado de una acción es el acierto práctico.

En las elecciones presidenciales 2012 de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez obtuvo 8.191.132 votos y Nicolás Maduro, 7.505.338 en las presidenciales de 2013. Ha perdido la confianza de 685.794 venezolanos que sí la tenían en el Comandante Chávez. Una cifra más que considerable y que llama por sí sola ha realizar un profundo análisis y una autocrítica rigurosa.

Por contra, el candidato de la burguesía y de los poderes financieros internacionales (candidato imperialista, para que se entienda), en 2012 consiguió la confianza de 6.591.304 venezolanos y el 2013 la de 7.270.403, ganando una cifra de votos de 679.099, similar a la que , curiosamente, ha perdido Maduro.

Pero el análisis sería incompleto si no tuviéramos en cuenta la participación en ambos comicios y vemos que en 2012 participaron 15.146.096 votantes. En 2013 sabemos que había convocadas a las urnas 18.903.143 personas y que de estas votaron el 78,71% y calculando a falta de los datos oficiales nos da una cifra de 14.876.663 votantes que sí ejercieron su derecho al voto. Unas 270.000 personas menos que en 2012, de las que, ateniéndonos a los porcentajes electorales obtenidos podrían haber votado entre 135.000 y 120.00 a cada candidato respectivamente. Nada que pudiera alterar el resultado final de forma significativa.

De cualquier forma, Chávez consiguió llevar a las urnas a 270.000 votantes más, pero en el supuesto de que le hubieran votado todos a él, no habría sido tampoco significativo pues la diferencia entre él y Capriles fue de 1.599.828 votos. Una cifra similar a la que obtenemos si sumamos que ha ganado Capriles, a lo que ha perdido Maduro, y al aumento de abstención. Curioso ¿No? Esto no es religión, sino pura matemática o numerología, en todo caso. Pero, cuál es la conclusión que obtenemos? Pues una muy obvia, el factor determinante era Hugo Chávez y si no está, las cosas cambian sensiblemente, y otra es que Maduro no es Chávez y que si sigue intentando serlo, se suicidará o se lo comerá la hiena de Capriles.

Las hienas son cobardes, pero tienen la capacidad de oler la carroña desde lejos y Capriles y su manada la están oliendo desde que Chávez fue ingresado para la primera operación. Su objetivo no es otro que comerse América Latina entera y para eso había que quitar el hueso más duro que era Chávez y Venezuela y en ello están. Pudiera ser que Capriles y sus hienas hayan manipulado de alguna forma el sistema electoral venezolano (muy automatizado e informatizado, recuerden) y que la diferencia de votos sea aún mayor (viendo la abrumadora diferencia de las encuestas y el contraste con las cifras reales) a favor de Maduro. La burguesía venezolana y quienes les apoyan tienen medios de sobra para hacerlo. Recuerden los ataques informáticos  a Irán. Pero lo que sí es seguro es que manejaban información de primera mano sobre el estado de salud real de Chávez y han sabido maniobrar en consecuencia, cosa que no se puede decir del PSUV., que ha basado toda su estrategia en el concepto mesiánico de Chávez y la valoración del pueblo hacia su persona.

Las hienas de Capriles, como he dicho tienen muy claro que su objetivo es devorar Venezuela y para ello tienen el apoyo de las jerarquías internacionales del sionismo y del neoliberalismo, así como de la élite católica encarnada en la figura del nuevo papa, que significa un regreso de la Iglesia hacia sus orígenes sinárquicos y oscurantistas y no hacia la generosidad como quiere darnos a entender el papa de la Dictadura Argentina con sus gestos pírricos de cara a la galería. La clave del éxito del lobo (hiena en este caso) es saber disfrazarse bien de cordero.

Actualmente, la operación Venezuela está en su punto álgido, en la fase final que empieza con las denuncias de fraude efectuadas en el mismo día de las elecciones, cuyo objetivo era deslegitimar el proceso y la posterior victoria de Maduro, continúan no reconociendo el resultado y exigiendo la auditoría, mientras los medios y gobiernos de los países de la manada de hienas del capitalismo secundan a coro las peticiones y discursos de Capriles y su llamada a la movilización para tumbar a un “gobierno ilegítimo”. Llamadas a la movilización pacífica, según la Hiena Capriles, pero que no dudarán en llevar hasta el baño de sangre si no logran por otra vía sus objetivos, como hicieron en Irak, libia o Siria. El objetivo aquí es apropiarse de los recursos de Venezuela con la ayuda de la burguesía y la élite nacional encabezada por Capriles y nada va a pararles.

¿Qué puede hacer Maduro ante todo esto? Pues, ante todo, ser Maduro y dejar de intentar ser Chávez, ya que el Comandante le eligió porque era Maduro y no porque fuera su doble. Debe dejar de intentar parecer esa persona sumisa a los deseos póstumos de Chávez y empezar a ser un hombre de estado con cualidades propias capaz de ofrecer a la nación un proyecto social, político y económico de futuro para superar las actuales dificultades del país. Ahora es el presidente y tiene todo en su mano para manejar la situación y colocar a los conspiradores en su sitio, siendo un estadista serio que aparca momentáneamente su humildad para tomar las medidas necesarias de forma contundente y enérgica, buscando el consejo y las alianzas necesarias en los referentes y amigos históricos afines a su proyecto y su ideología, tanto a nivel internacional como nacional.

A buen seguro que las hienas intentarán sobornar a personalidades de las filas bolivarianas, tanto del espectro civil como militar, para sembrar la división y la desestabilización interna, buscando la destrucción que es su fin principal y para ello pueden llegar a promover desde el golpe militar hasta la guerra civil declarada, que también les reportaría beneficios, aunque conlleve la destrucción del país. Pero no hay que olvidar que, para la oligarquía mundial es preferible un país destruido a un país hostil.

La tarea es difícil y el enemigo está en casa y es poderoso, pero Maduro es el presidente y tiene el poder y esto equivale a decir que todos los ases están en su mano. Tiene que finalizar la auditoría de los votos cuanto antes y acabar con la sospecha de fraude sembrada por la oposición, buscar apoyos internacionales y mover sus piezas para desmontar la parafernalia conspirativa de la oposición. Nada fácil. Pero, cuando se tienen en mano las mayores reservas petrolíferas del mundo, nada puede ser fácil con tanta hiena al acecho. Le deseamos suerte y firmeza. Que no le tiemble el pulso porque esta es la partida definitiva y la ganará siendo Maduro y no otro. El Comandante lo tuvo muy claro y por eso apostó por él y no por otro. Espero que no le defraude.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on April 16, 2013 by and tagged , , , .

Navigation

Start here

%d bloggers like this: